150 años bajo el amparo de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro

NUESTRA MADRE DEL PERPETUO SOCORRO – 150 AÑOS DE GRACIA

Carta del Padre. General sobre la próxima celebración del 150 Aniversario de la Imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, confiada al cuidado de la Congregación.

“¡Dadla a conocer al mundo!”

Queridos Cohermanos, Hermanas, Asociados, y Amigos:

¡Gracia y paz a todos ustedes desde Roma y desde el Santuario de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro! Que durante la celebración del tiempo de Cuaresma su Perpetuo Socorro los acompañe y socorra en su itinerario de conversión y de renovación.

El 26 de abril de 2016 marcará el comienzo del 150 Aniversario del restablecimiento de la devoción pública al Icono original de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro en la iglesia San Alfonso, en Roma.

Durante 300 años, el Icono fue venerado en este lugar, en la iglesia de San Mateo. En 1798, a consecuencias de la guerra y de la persecución desatada en Roma, la iglesia de San Mateo resultó seriamente dañada y posteriormente demolida. El Icono fue acogido por los Agustinos que lo colocaron en la capilla de su monasterio de “Santa Maria in Posterula”.  Sin embargo, el Icono fue nuevamente expuesto a la veneración pública en la iglesia de San  Alfonso, en Roma, el 26 de abril de 1866. El Papa Pio IX se lo había confiado al P. Nicholas Mauron, Superior General de los Redentoristas, con estas palabras: “Dadlo a conocer al mundo”.  Los Misioneros Redentoristas acogieron y se tomaron muy a pecho ciertamente estas palabras del Papa y Nuestra Madre del Perpetuo Socorro es hoy día una de las imágenes de María más conocida y más querida en todo el mundo.

El Gobierno General cree que es importante que este Aniversario se conmemore en toda la Congregación y, prácticamente también, en todo el mundo. 2016 será declarado, por lo mismo,  Año Jubilar en honor de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro. Sin embrago, aunque la declaración oficial de este Año Jubilar se hará pública más adelante, he nombrado una Comisión Central que se encargue de preparar  este año jubilar y de comenzar ya con su planificación. Durante el próximo mes de abril, esta Comisión expondrá al Consejo General su proyecto inicial. De momento, sus miembros ya han propuesto un proyecto de tres años: 2015 como año especial de preparación; 2016 como Año propiamente Jubilar y Celebrativo; y 2017  como Año de  consecuente desarrollo  de nuestra llamada a “darla a conocer”.

La Comisión Central está compuesta por los siguientes miembros:

  • P. Juventius Andrade, Consultor General y Presidente de la Comisión
  • P. Serafino Fiore, Centro de Espiritualidad Redentorista
  • P. Brendan Kelly, Oficina del Secretario General
  • P. Marek Kotynski, Provincia de Varsovia, Europa
  • P. Phil Dabney, Provincia de Baltimore, América del Norte
  • P. Dirson Ferreira Gonҫalves, Provincia de Campo Grande, América Latina y el Caribe
  • P. Joseph Echano, Viceprovincia de Manila, Asia-Oceanía
  • P. Patrice Nyanda, Viceprovincia de África Occidental, África y Madagascar

Una vez que en abril se haya celebrado ya la reunión del Consejo General, la Comisión Central propondrá a toda la Congregación determinadas propuestas concretas.

Me han comunicado algunos provinciales que han comenzado ya a planificar  el año 2016 como  Año Jubilar. Otros, por su parte, han nombrado en este sentido una Comisión Provincial; otros, a su vez,  han comenzado a planificar y a hacer proyectos concretos en el mismo orden. Aliento sinceramente estas iniciativas así como otras actividades tales como el Congreso sobre Nuestra Madre del Perpetuo Socorro que se celebrará en Campo Grande en mayo de 2014. Será importante también que se lleven a cabo y que se coordinen en cada Conferencia planes y proyectos concretos al respecto.

La Comisión Central me ha rogado que pida a todas las (V)Provincias , Regiones y Misiones el   nombre de una persona que haga de contacto en sus respectivas Unidades. Dicha  persona de contacto será un importante punto de referencia para la distribución de materiales, para la coordinación de planes y proyectos así como de garantía de que el Año Jubilar será realmente un acontecimiento de toda la Congregación. Dentro de las próximas semanas, el representante de cada una de las Conferencias, y miembro de la Comisión Central, contactará con el Superior  (v)provincial, regional y de Misión de cada una de las Unidades de su correspondiente  Conferencia para solicitarle el nombre de la persona que ha sido nombrada como contacto.Cooperen, por favor, con ellos.

Invito también a cada una de nuestras Congregaciones de Hermanas a participar en este Jubileo. Si desean nombrar a una persona de contacto en su Congregación, tengan  a bien enviarme, por favor, sus correspondientes nombres, direcciones de correo electrónico  e idioma de comunicación.  Yo, personalmente, comunicaré dichos datos a la Comisión Central.

En tanto nos preparamos para este Jubileo, les invito a meditar devotamente la Constitución  32: “Consideren [los Misioneros Redentoristas] a la Bienaventurada Virgen María como su modelo y socorro, pues Ella, sierva del Señor, al recorrer el camino de la fe y abrazarse de todo corazón a la voluntad salvífica de Dios se consagró por entero a la persona y a la obra de su Hijo, y cooperó y sigue cooperando al misterio de la redención, como perpetuo socorro en Cristo para el pueblo de Dios. Por tanto, trátenla como Madre, con piedad y amor filial”.

Creo que este Año Jubilar es un especial tiempo de gracia para nosotros y para todo el Pueblo de Dios. Como escribe el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium,  María “es la Madre de la Iglesia evangelizadora” (284), a la que se le confía “el misterio de una especial misión salvífica” (285) como “misionera que se acerca a nosotros para acompañarnos” (286). Ella es Nuestro Perpetuo Socorro.

Juntos, preparémonos para este Año Jubilar con esperanza y entusiasmo. Lo celebraremos con gozo y con celo apostólico. Entonces, con renovadas energías, seguiremos dándola a conocer con amor y dinamismo misionero.

Que San Alfonso, juntamente con todos nuestros santos y beatos Redentoristas, nos ilumine en la misión de la evangelización para que, juntamente con María, prediquemos el Evangelio siempre de manera nueva.

Su hermano en el Redentor,

Michael Brehl, C.Ss.R.

Superior General