“Seguir a Jesucristo pobre” – 11 Un solo cuerpo