Declaración del cardenal Joseph W. Tobin, C.Ss.R., sobre Querida Amazonia, la exhortación post-sinodal del papa Francisco

Durante mis años de servicio a mi comunidad religiosa, la Congregación del Santísimo Redentor (Redentoristas), he tenido el privilegio de visitar misioneros en más de 70 países diferentes de todo el mundo. Lo que aprendí en el proceso fue que cada misionero está llamado a 1) amar a las personas a las que sirve, 2) respetar sus tradiciones, costumbres y experiencias de vida, 3) ayudar a construir comunidades locales y rechazar todos los esfuerzos para abusar de sus recursos naturales y 4) ser el rostro de Jesús encarnado entre ellos. Donde los misioneros pueden lograr estos objetivos, su ministerio florece, se siembran semillas y las comunidades sobreviven y crecen incluso ante enormes obstáculos.

Después de muchos meses de oración, escucha atenta y una cuidadosa reflexión sobre las discusiones del Sínodo Especial de los Obispos celebrado en Roma del 6 al 27 de octubre de 2019, sobre los desafíos y oportunidades que plantea el ministerio con los pueblos de la región amazónica, el Papa Francisco reafirmó estos cuatro elementos. Elementos esenciales del discipulado misionero. Llamó nuestra atención al imperativo evangélico de compartir la luz de Cristo con todos los pueblos del mundo, incluidos nuestros amados hermanos y hermanas en la Amazonía.

Como nos recuerda el Papa Francisco, “La región amazónica es un conjunto multinacional e interconectado, un gran bioma compartido por nueve países: Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam, Venezuela y el territorio de Guyana Francesa. Aún así, estoy dirigiendo la Exhortación actual a todo el mundo. Lo estoy haciendo para ayudar a despertar su afecto y preocupación por esa tierra que también es “nuestra” e invitarlos a mejorarla y reconocerla como un misterio sagrado “.

El “gran bioma”, que es la región amazónica, es “nuestro”, nos dice el Papa. Pero no es nuestro de ninguna manera exclusiva o propietaria. En primer lugar, pertenece a los pueblos nativos de esta región. Su triste historia de desplazamiento, explotación y abuso clama a todo el mundo. Nuestra respuesta debe ser de solidaridad compasiva y debemos comprometernos a caminar con nuestros hermanos y hermanas mientras trabajan para preservar la belleza natural de la región y, cuando sea posible, restaurar las riquezas amenazadas por ideas seriamente defectuosas de economía y “progreso” culturales.

El Santo Padre nos recomienda todos los documentos finales de la asamblea especial de obispos para la región panamazónica del pasado octubre, la Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral. Aquí encontraremos discusiones sólidas sobre las responsabilidades de la Iglesia y sobre los diversos enfoques posibles (algunos controvertidos) hacia un ministerio efectivo entre los pueblos de la región.

El objetivo del Papa Francisco es más amplio y profundo de lo que sugieren los informes de los medios y los comentarios de expertos. Él nos pide a todos que seamos discípulos misioneros que 1) aman a estos hermanos y hermanas nuestros, 2) respetan su dignidad humana, 3) cuidan nuestro hogar común como administradores de la creación de Dios, y 4) son el rostro de Cristo encarnado en nuestra gente, nuestras instituciones y nuestro compromiso de proclamar la alegría del Evangelio.

Como misionero y obispo, acojo con beneplácito la sabiduría, la pasión y el celo que el Papa Francisco comparte con todo el mundo y con cada uno de nosotros, en Querida Amazonia. He visitado varias áreas de la Amazonía desde 1985, presenciando la extraordinaria belleza y la trágica injusticia que el Santo Padre trata tan profundamente en esta exhortación.

Que esta hermosa y estimulante exhortación de nuestro Santo Padre obligue a todas las personas de buena voluntad de todo el mundo a ver a la gente de la Amazonía, escuchar el grito de los pobres y marginados, allí y en todas partes, y actuar de manera correcta y amorosa para cuidar de ellos y de nuestra casa común.

(Arquidiócesis de Newark)