ENCUENTRO DE SACERDOTES JÓVENES PERÚ – BOLIVIA

Del lunes 04 al 08 de julio los hermanos redentoristas de la futura Provincia Perú – Bolivia se encontraron en la ciudad peruana de Arequipa. Participaron congregados de las unidades de La Paz, Perú Sur y Perú Norte. 14 sacerdotes y 2 diáconos fraternizaron durante esos días caracterizados por un clima afectuoso y sobre todo con mucha ilusión y esperanza. Acompañó este encuentro el Hno. Luis Mojica, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. La comunidad redentorista de la Parroquia Perpetuo Socorro acogió a los misioneros. Ellos recorrieron parte de la Parroquia y pudieron conocer algunas de las 35 capillas que la conforman. Además, tuvieron momentos de alegría con las danzas típicas que presentaron las jóvenes de una casa hogar y gozaron de los platos tradicionales arequipeños.

El P. Boris Cazaldilla, Provincial de Bolivia acompañó a los padres jóvenes los primeros días; luego tuvo que regresar a Bolivia para asistir a la Misa de exequias de nuestro hermano Mons. Waldo Barrionuevo, obispo redentorista del Vicariato Apostólico de Reyes. Durante esos días los jóvenes redentoristas reflexionaron sobre la importancia de conocerse a uno mismo, el servicio a los más necesitados y se profundizó en la carta encíclica del Papa Francisco “Lumen Fidei”. El Santo Padre dice que la esperanza unida a la fe y caridad nos proyecta a un futuro cierto. Este futuro inmediato se ve reflejado en nuestro proceso de “reestructuración”.

Los congregados se sintieron renovados con este encuentro y sobre todo agradecidos por la oportunidad que tuvieron de conocerse. Un momento muy significativo fue cuando el Hno. Luis entrega a uno de los padres jóvenes un cuadro con una imagen de un árbol colorido conteniendo los nombres de cada uno de los participantes. Los congregados se comprometieron en colocar este cuadro en la futura casa provincial.

Todos los participantes agradecen a sus superiores mayores el apoyo para realizar este encuentro y piden la intercesión de san Alfonso para asemejarse cada día más a nuestro Señor Jesucristo.