Semana Santa Digital – Tupiza

En esta ocasión, la liturgia pascual se adaptó a la tecnificación del hombre. Una Semana Santa particular, con edificios eclesiales (Templos), completamente vacíos por la ausencia de feligreses. Pero sacerdotes y religiosas, celebraron la Semana Santa por y para el pueblo de Dios. Estas celebraciones fueron trasmitidas por los medios de comunicación social, (Radio, Televisión y redes sociales). De esta manera se mantiene unida toda la Iglesia universal de Cristo, ya que el Magisterio considera a las familias como Iglesias domésticas.  La fe y la oración mantienen unido al cuerpo místico de Cristo, y Dios mismo por medio de Jesús nos dice: “Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mt. 18, 20).

Los Misioneros Redentoristas teniendo presente nuestra labor misionera de “anunciar la buena noticia de esperanza a los más pobres y necesitados de ayuda espiritual” (Lc. 4, 18). Emprende un nuevo camino de evangelización ante el desafío de esta época moderna y tecnológica, y de una pandemia mortal que paraliza el mundo entero. La Parroquia Nuestra Señora de Candelaria de Tupiza – Bolivia, hace uso de los medios de comunicación social para trasmitir las diferentes celebraciones, como ayuda primordial de evangelización. La organización y coordinación de la comunidad religiosa redentorista, hace posible la trasmisión de todas las actividades de Semana Santa a todo el pueblo Tupizeño, Boliviano y quizá el mundo entero.

Antes de detallar la creatividad e innovación pastoral de la Semana Santa, es preciso recordar que la Semana Santa, es un espacio y tiempo dedicado a la meditación, reflexión, oración personal y comunitaria. Donde el punto central de esta semana, es la memoria de Jesucristo en su pasión, muerte y resurrección.  Tradicionalmente acostumbrados a vivirlos en las parroquias, en compañía de los religiosos, sacerdotes, misioneros y la comunidad cristiana que se da cita a vivir estos momentos especiales, motivados por la fe y la piedad popular. Este 2020 año histórico para la Iglesia, donde las celebraciones pascuales fueron trasmitidas por los medios digitales, forjando esperanza y unidad eclesial. La palabra digital viene del latín “digitalis” y significa relativo al dedo, modernamente, nos hemos acostumbrado a llamar digital a aquello que se puede reducir a números dígitos y así, decimos que una película ha sido digitalizada cuando sus imágenes han sido reducidas a un número finito de puntos que se expresan mediante combinaciones binarias[1].

Esta reducción de imágenes esta transformadas en nuestras pantallas de celulares y televisores, lo mismo pasa con la codificación de la frecuencia de la radio en sus trasmisiones. Esto no impidió vivir una Semana Santa en plenitud, sino más bien, se intensificó la audiencia de la radio y la televisión a vivir la Semana Santa diferente. Aunque en una visión reducida del amplio panorama de las celebraciones de la liturgia, por la ausencia de fieles, pero se pudo apreciar la centralidad del misterio pascual. Siendo conscientes de la realidad y necesidad comunitaria y personal, se organizó actividades de programación aptos para todo el público. Siguiendo las normas y directrices del Magisterio de Iglesia, la Semana Santa se vivió de la siguiente manera en la Parroquia Nuestra Señora de Candelaria de Tupiza.

La Semana Santa inicia con el Domingo de Ramos: Este domingo las puertas a nivel mundial estaban adornadas con alguna palma, o con el dibujo de algún niño. Conmemorando el ingreso de Jesús a nuestras vidas, un ingreso triunfal[2]. La celebración se realizó según la determinación del decreto oficial litúrgico de la Iglesia, en esta ocasión especial. Las eucaristías fueron trasmitidas en horarios de: 7 – 11 de la mañana y 5 – 7 de la noche. La dinámica de preparación para este domingo, fue acogida exitosamente, muchas familias y hogares adornaron sus puertas, con ramos verdes y palmas en signo de conmemoración del domingo de ramos.

Lunes, martes y miércoles santos, las celebraciones de la eucarísticas eran un medio de preparación, para el triduo pascual, con temáticas apropiadas según la Liturgia de la Palabra de Dios. Los temas esenciales de reflexión fueron: El amor a uno mismo; Jesús modelo de amor al prójimo y al enemigo, y la invitación de Jesús a celebrar la Pascua como amigos y hermanos. La acción visible de la Semana Santa, es el amor de dar la vida por los amigos al estilo de Jesús. La parroquia de Tupiza cuenta con la frecuencia radial de Virgen de los remedios 89.5 FM, es un medio esencial para trasmitir las eucaristías y cualquier programación radial. Bajo la dirección y conducción del P. Carlos Alberto Leaño (CSsR), toda la cuarentena y Semana Santa, se realizó el rezo del rosario a las 4 pm, trasmitida por la Radio Virgen de los Remedios 89. 5 FM y la cuenta de Facebook del P. Carlos Alberto Leaño. 

La innovación y creatividad de los medios de comunicación, dio resultado una audiencia y radioyentes a un gran número de personas. Con esa gran motivación y apoyo de la comunidad redentorista y de todos los seguidores en los medios de comunicación, se trasmitió las celebraciones del trio pascual.

El Jueves Santo, la celebración se realizó a las 19:00 p.m., y el mensaje central es acoger los dones que Jesús ha concedido a la Iglesia, en la institución de la eucaristía y el sacerdocio que actualiza el amor de Dios en Jesús.  Los signos para realizar en familia fueron: hacer el lavatorio de pies, preparar el pan y realizar una cena en familia donde se pueda compartir y contar historias de amistad y amor que alimenten la fe[3]. Después de la Eucaristía, se acostumbraba a la adoración del monumento santo o la exposición de Jesús Sacramentado. En reemplazo de este acto sagrado por la ausencia de público, el párroco P. Max, decidió ir con el Santísimo Sacramento por las calles tupizeñas, para bendecir y hacer presencia de Jesús sacramentado en medio de un pueblo lleno de esperanza.

El Viernes Santo conmemoración de la muerte de Jesucristo en la cruz, y en esta ocasión la ausencia del pueblo de Dios en los templos para el rezo del vía crucis y la celebración de la cruz, se hizo notar. Los signos propuestos para este día fueron: A las tres de la tarde meditar un momento en la lectura de la Pasión (Mt 27), hacerlo frente a una cruz o frente al altar que tengas en casa. Nuevamente la cruz en las puertas de nuestros hogares. Cristo ha muerto, y se ha llevado con Él el dolor de nuestras faltas, de nuestros sufrimientos[4]. La situación del Covid 19 no fue impedimento para la celebración y actividades parroquiales: 9 a.m. se realizó una hora de adoración y oración al Santísimo Sacramento, 15 pm la celebración de la Santa Cruz, 19 p.m. el rezo del Santo Vía Crucis, todas las celebraciones que fueron trasmitidas por los medios digitales y de comunicación.

El Sábado Santo, noche de la vigilia pascual, noche gloriosa de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, actividades a realizar en familia fueron: apagar todas las luces de casa y prender algunas velas cuando llegue la noche; una reflexión o meditación sobre alguna oración que te permita recordar el dolor que vivió nuestro Señor en la cruz y el paso a la resurrección[5]. La Parroquia realizo trasmisiones en vivo de la adoración al Santísimo Sacramento (9 a.m.) y la celebración de la Vigilia Pascual (8 p.m.), posteriormente desearnos unas felices Pascuas de Resurrección.

El Domingo de la Pascua de Resurrección, es celebrar en familia y la comunidad, las trasmisiones de la Eucaristía a través de las redes sociales, con la alegría inmensa de sabernos salvados, hijos de Dios. ¡Jesús ha resucitado! Felices los que hemos renacido con él, a una vida nueva, para vivir juntos la alegría de un Dios que da la vida y misericordia. Este domingo día del Señor, la parroquia con la misma dinámica e ímpetu misionero trasmitió las eucaristías domínales según el cronograma parroquial: 7 y 11 a.m. – 5 y 7p.m. De esta manera concluimos la Semana Santa con un trabajo pastoral digital, llenos de reflexiones y momentos de interiorización personal ante el peligro de enfermedad y muerte.

En estos momentos tan difíciles Dios nos da la oportunidad de mirar nuestro pasado, para mejorar el futuro, es necesario vivir el presente. El mismo Dios nos dice por medio del profeta Ezequiel: «Yo no me complazco en la muerte del pecador, sino en que se convierta y viva» (Ez. 18, 32). Necesitamos transformar nuestra vida y ser personas nuevas, que ayuden a una sociedad lastimada por el pecado; a una comunidad lastimada por el egoísmo y a una familia lastimada por el odio, estamos llamados a salir al encuentro del prójimo, amarnos y amar a los demás. La oración es muy importante, por esa razón, la Iglesia tiene programado su oración de la liturgia de las horas, para determinados momentos del día. Actividad importante de la parroquia, compartir con las personas en el Trio Pascual la oración de laudes para iniciar nuestra jornada. La Semana Santa Digital, fue de gran ayuda para vivir y compartir las celebraciones, pudimos digitar, es decir, dar o trasmitir lo esencial, lo más concreto de la celebración, para el alimento y aliento espiritual. Por tanto, los medios de comunicación de creación humana son un instrumento eficaz para el Proyecto de Salvación de Dios.


[1] Ricardo Soca, Etimología de la palabra digital, en http://correctoresenlared.blogspot.com/2011/06/etimologia-de-la-palabra-digital.html, (02.04.2020).

[2] Silvana Ramos, ¿Cómo vivir la Semana Santa en casa? Una idea creativa para cada día, en https://catholic-link.com/semana-santa-en-casa/, (02.04.2020).

[3] Cf., ibíd.

[4] Cf., ibíd.

[5] Cf., Ibíd.