UNA SEMANA SANTA SUI GENERIS, UNA SEMANA SANTA EN CASA

Esta es la luz de Cristo, yo la haré brillar

               Todos sabemos que por la emergencia sanitaria a causa del virus covid19, mejor conocido como coronavirus, nuestra vida se ha visto trastocada en su cotidianidad. Nos hemos vistos obligados a permanecer en casa más tiempo de lo habitual y de lo deseado. El aspecto religioso no es ajeno a esta realidad, por tanto, la emergencia nos aislaba  precisamente en la Semana Mayor, la Semana que normalmente nos invita a participar de su santidad por medio del Triduo Pascual y de los actos de devoción popular, a los que tan acostumbrados estamos.

               Sin embargo, lejos de ser una privación para vivirla se convirtió en un desafío y en una invitación a renovar los canales de evangelización para reunirnos como una gran familia. La Pascua de Nuestro Señor no podía quedar a merced de esta emergencia, en respuesta a ella, la Iglesia volvió a sus orígenes al hogar doméstico de donde surgió hace más de dos mil años, al calor humano que acogió el misterio pascual y lleno de él se atrevió a difundirlo por todo el mundo.

               Precisamente, este desafío nos llevó en la Parroquia Dulce Nombre de Jesús de Vallegrande a experimentar una Semana Santa, si se quiere sui generis, única en su realización, una Semana Santa en casa. La tecnología fue aliada esencial para compartir el misterio pascual con cada una de las personas y familias que nos siguieron por la cuenta de Facebook, la radio y la tv. Fue así como los padres Juan Carlos y Alexis, ayudados de los Hnos. Luis, Melcíades, Yasmani y Carlos se unían como una sola familia con los hogares del querido Vallegrande. La distancia física no impedía la comunión de espíritus en oración y en solidaridad.

               Esta vivencia inició con los preparativos propios para estas fechas fundamentales en la Iglesia. Se decidió transmitir las celebraciones del Triduo Pascual por la radio, la tv y la cuenta de Facebook. Desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección las celebraciones por la radio Señor de Malta fueron permanentes. Para tener una idea general de esta Semana Santa en casa, a continuación se resumen cada uno de los días santos.

Lunes, Martes, Miércoles Santos

Con el objetivo de alentar al recogimiento espiritual de los fieles, además de las eucaristías de las siete de la mañana y siete de la noche, se rezó el Santo Rosario por los enfermos y las familias de la Parroquia, teniendo como intención general la situación sanitaria provocada por el coronavirus. Esta actividad se llevó a cabo en el oratorio interno de la comunidad y compartida por la cuenta de Facebook de la parroquia.

Triduo Pascual

               Para los días fuertes de la Semana Mayor se difundió la programación por los diferentes medios de comunicación, así como por las cuentas de WhatsApp de los padres, la cuenta de Facebook se actualizaba a cada instante con información necesaria sobre estos días.  Se dispuso la Iglesia con signos, de tal manera, que los fieles puedan tener un contacto pedagógico acorde a la situación. De igual modo, se informaba sobre los signos que cada persona y familia debía preparar en su casa.

Jueves Santo, Cena del Señor

               Se llevó a cabo a partir de las seis de la tarde y fue presidida por el padre Juan Carlos. Se destacó la importancia de la última cena para los cristianos, la institución de la Eucaristía, del sacerdocio y del mandamiento nuevo del amor. Se bendijeron los alimentos dispuestos en los hogares.

Viernes Santo, Pasión del Señor

               Presidida por el padre Alexis a partir de las tres de la tarde, se subrayó el misterio de la muerte de Jesucristo en la cruz como fundamento de la fe cristiana. Se realizó el rito de la adoración a la cruz, para lo cual, cada hogar preparó un crucifijo y un altar. Después de la celebración, con los debidos permisos de las autoridades y acompañado por miembros de la policía, el padre Juan Carlos, junto a los hermanos, realizó un recorrido con la imagen del Señor de Malta por las calles de Vallegrande. La acogida fue grande y agradecida por parte de los fieles, a quienes, se les había pedido permanecer en sus casas.

Sábado Santo, Solemne Vigilia Pascual  

               Para una experiencia profunda de la Vigilia Pascual se invitó a los fieles a preparar un altar con una Biblia, una vela adornada como un cirio pascual y agua signo del bautismo. El padre Juan Carlos la celebró a partir de las seis de la tarde y exhortó a permanecer en la luz de Cristo, a sostenerse de su mano para hacer frente a las diferentes dificultades de la vida, de manera especial ante la pandemia provocada por el covid19.  Se realizó la bendición del fuego, el encendido del Cirio Pascual 2020 y la renovación de las promesas bautismales, actos guiados pedagógicamente para que los fieles los realicen en sus casas. 

Domingo de Resurrección

               La gloria de la Resurrección de Jesucristo se celebró en las eucaristías de las nueve de la mañana y siete de la noche. Esta alegría se transportó a las calles de la ciudad, desde las diez de la mañana, con la bendición del Santísimo Sacramento acto realizado por el padre Juan Carlos acompañado, una vez más, por policías y por los hermanos. La gente acató la disposición de esperar la bendición en sus casas, evitando salir y formar aglomeraciones.

               De esta manera renovados en la fe, en la esperanza y en la caridad, guiados por las disposiciones de la Iglesia y fortalecidos en el Resucitado, esta Semana Santa se manifestó profunda y reveló la auténtica riqueza pascual que nos trae Cristo para afrontar las vicisitudes de la  existencia reflejadas esta vez en el afamado coronavirus.

               Agradecemos infinitamente a todas las personas que colaboraron para llevar a buen fin esta Semana Santa, así como a quienes no se dan por vencidos y siguen luchando, apoyados en el Resucitado, por hacer de este mundo un lugar mejor. Para ellos y para ti una vez más gracias y recuerda, aunque sea repetitivo, quedarte en casa.

Hno. Carlos Segovia

Misionero Redentorista